¿A qué se debe el temblor de ojo?

El temblor de ojo o fasciculación ocular es una dolencia habitual en nuestra sociedad moderna. Es más común en hombres que en mujeres y sucede en mayor parte en una franja de edad que comprende de los 35 a los 55 años. El mal llamado temblor de ojo, es el temblor del párpado por el que el músculo se contrae de manera involuntaria y crea ese espamo muscular. Aunque la mayoría de las veces es un microespamo muscular.

Puede suceder tanto en el párpado superior como en el parpado inferior. Y para nuestra tranquilidad, el ojo, o mejor dicho el globo ocular, es ajeno a esta dolencia. Ya que es una tensión nerviosa la que hace que cualquiera de los párpados ejerza una tensión involuntaria.

El temblor muscular del párpado se suele dar siempre en el mismo ojo, y mayoritariamente en el párpado inferior. Suele suceder que el temblor del párpado solo dura unos instantes. Y luego tal y como ha venido se pasa.

Hay estudios de la Clínica Mayo que vinculan esta tensión nerviosa involuntaria a un estado físico de carencia de vitaminas o un proceso de fatiga. En la mayoría de las ocasiones, este movimiento involuntario está asociado con la mezcla de mas de un único factor.

Estos son algunos de los factores que pueden desencadenar el temblor de ojo o blefaroespasmo:

  • El estrés. Es la causa más habitual de este espasmo muscular. El temblor de ojo es, casi siempre, de tipo nervioso debido a situaciones de ansiedad o estrés.
  • El cansancio acumulado derivado en fatiga. El exceso de trabajo frente al ordenador, la ingesta de café u otras bebidas estimulantes también pueden provocar este tipo de temblores en los ojos. Se recomienda dormir diariamente por lo menos 7 horas, en un ambiente calmo y relajante para permitir un sueño más reparador.
  • Déficit de lágrimas. La sequedad de los ojos es muy perjudicial, pues hace que se irrite la córnea o la conjuntiva, provocando un parpadeo involuntario.
  • La falta de algunas vitaminas esenciales como la Vitamina B12 o minerales como potasio o magnesio, pueden provocar espasmos involuntarios en los músculos, incluyendo en los párpados.
  • Defectos refractivos. No usar gafas o lentillas, o llevarlas mal graduadas, también puede provocar que el párpado nos tiemble.
  • Las alergias. También pueden provocar parpadeos o temblores incontrolados debido a las sustancias que se liberan con las alergias.
  • Trastornos en el sistema nervioso, como el blefarospasmo. Esto ocurre muy pocas veces y es necesario someterse a atención médica.

¿Cuándo debería acudir al médico?

Como ya hemos comentado, la gran mayoría de personas que sufren temblores en un ojo o en ambos advertirán que el fenómeno desaparece al cabo de unos segundos, minutos u horas.

Un remedio en un primer momento para solucionar la fasciculación ocular puede ser tan sencillo y reparador como una cura de sueño.

Seguido de esta cura de sueño, recomendamos ejercicios para mejorar la salud visualque como recordarás hablamos de ellos anteriormente. Son muy pocos los casos en los que deberías acudir al especialista. Son los siguientes:

  • Si el temblor también afecta a otras partes de la cara.
  • Si, además del temblor, se presentan otros síntomas tales como el enrojecimiento del ojo o el hinchazón del párpado o de una parte.
  • El párpado se cae más de lo normal y se observan más fenómenos además del temblor, como puede ser un cambio notable en la forma de los párpados.
  • Los párpados se cierran completamente durante los temblores, de una forma abrupta y violenta.
  • Cuando el temblor involuntario no desaparece al cabo de una semana.

En estos casos será necesario descartar cualquier infección ocular u otras posibles causas. ¡Acude a tu óptico optometrista de confianza y pide cita en Medical Óptica Audición!