Saltar al contenido

El tabaco y la tensión ocular

01/04/2019
El tabaco y la tensión ocular

El tabaco es uno de los mayores problemas de salud pública. Ya que su toxicidad provoca enfermedades a nivel de las vías respiratorias, cardiovascular, cáncer o pérdida de visión. Las toxinas del humo del tabaco pasan de los pulmones al torrente sanguíneo y se reparten por todo el organismo, incluyendo los ojos. Las finas venas que nutren de vida nuestros ojos se ven comprometidas tanto con el humo exterior como con las toxinas que se ingieren.

Fumar aumenta la tensión ocular y provoca enfermedades degenerativas

La hipertensión ocular es un signo de aumento de presión en el globo ocular. Esta presión no es perceptible desde fuera con signos visibles como los ojos rojos o dolor al parpadear. Este signo de riesgo es uno de los factores vinculados al daño en el nervio óptico y su desarrollo en una enfermedad como glaucoma.

El tabaquismo, puede producir un exceso o una insuficiencia de flujo de humor acuoso lo que con la exposición constante al humo y a los tóxicos derivados del tabaco han demostrado que el riesgo de padecer glaucoma aumenta proporcionalmente según el consumo.

Entre las muchas enfermedades que produce el tabaco, las consecuencias a la salud que provoca en la visión son muy graves.

Cualquier fumador debe conocer que este hábito aumenta la probabilidad de sufrir enfermedades oculares como:

  • Ojo seco: el tabaco agrava esta patología, ya que provoca irritación y sequedad ocular.
  • Cataratas: esta patología es más frecuente entre los fumadores, provocando visión borrosa y opaca.
  • Retinopatía diabética: las personas fumadoras y diabéticas tienen más riesgo de padecer esta patología, debida a daños en los vasos sanguíneos de la retina.
  • Glaucoma: el tabaco favorece la aparición de estrés oxidativo, una de las causas que provocan el aumento de la tensión ocular y puede provocar una lesión irreparable en el nervio óptico, llegando a causar ceguera.
  • Degeneración macular asociada a la edad: en esta patología, que no tiene cura y puede provocar graves trastornos visuales, una parte de la retina, llamada mácula, se daña y provoca la pérdida de visión central.

Para prevenir la pérdida de la visión relacionada con el tabaquismo, lo primero que se debe hacer es dejar de fumar. Pero hay otros hábitos saludables que nos ayudan a proteger nuestros ojos, como hacer ejercicio de forma regular, tener una alimentación sana, rica en verduras de hojas verdes y pescados, mantener los niveles correctos de presión arterial y colesterol y proteger los ojos de la luz solar, utilizando gafas de sol y sombreros de ala ancha.

Fumar aumenta el riesgo de padecer degeneración macular

Este trastorno ocular va destruyendo la visión central y aguda, dificultando la visualización de detalles finos y la lectura. Y es más común en las personas que tienen más de 55 años. De ahí que se indique que está asociada a la edad, es lo que se entiende como Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE)

La degeneración macular se debe a daños en los vasos sanguíneos que irrigan la mácula y en la propia mácula, la parte de la retina que hace que nuestra visión sea más detallada y nítida. Y existen dos tipos de degeneración macular:

  • Degeneración macular seca: es la primera fase de esta patología y se debe a que los vasos sanguíneos de la mácula se vuelven delgados y frágiles, formándose pequeños depósitos amarillos.
  • Degeneración macular húmeda: en esta fase más avanzada, crecen nuevos vasos anormales y muy frágiles, que dejan escapar sangre y líquido, y la pérdida de visión es mayor.

Los mayores bien nos comentan los doctores, los factores de riesgo de padecer DMAE son:

  • Antecedentes familiares de esta patología
  • Ser de raza blanca
  • Ser fumador
  • Ser mujer
  • Llevar una dieta rica en grasas

La destrucción celular y la imposibilidad de regeneración que el tabaco hace sobre el cuerpo hace que esta dolencia sea un trastorno que afecta con mayor perjuicio a fumadores.

Desde Medical Óptica Audición cuidamos de la vista y te realizaremos una revisión completa para que conozcas la salud de tus ojos.


Newsletter
Suscríbete a nuestra Newsletter