Saltar al contenido

¿Sabes que los efectos del sol en la nieve se pueden multiplicar por 8?

11/02/2016

Las radiaciones ultravioletas forman parte del espectro de la luz solar y pueden penetrar en el ojo, provocando daños a corto y largo plazo, por lo que si no usamos una protección ocular eficiente contra los efectos del sol en la nieve podemos acabar con graves problemas de visión.
La nieve refleja hasta el 80% de la radiación UV, 4 veces más que el agua, y la proporción de radiaciones aumenta un 10% cada 1000 metros de altitud, por la disminución de la absorción atmosférica, por lo que nuestros ojos están más expuestos en zonas de alta montaña.
Si no usamos la protección adecuada, la exposición a los efectos del sol en la nieve pueden provocarnos lesiones oculares como la queratitis solar o fotoqueratitis, también llamada ceguera de la nieve.
2 horas de exposición pueden ser suficientes para causar queratitis solar y, si la exposición a los efectos del sol en la nieve es intensa y prolongada en el tiempo, puede llegar a causarnos problemas oculares más graves. Además, los efectos del sol en la nieve en nuestros ojos son acumulativos, lo que puede acelerar la aparición de cataratas o incluso producir lesiones en la retina.

La solución es utilizar la protección adecuada, gafas de esquí para nieve.

Una protección ocular adecuada es la mejor manera de protegernos de los efectos del sol en la nieve y prevenir lesiones graves en los ojos, por lo que debemos utilizar unas gafas con el filtro óptimo. Dentro del estándar europeo debemos elegir unas gafas de la categoría 4 y que exhiban la marca CE. También es recomendable que filtren, al menos, el 50% de la radiación infrarroja y que tengan protección lateral. Las lentes polarizadas reducen los reflejos de la luz, por lo que son ideales para protegernos de los efectos del sol en la nieve en condiciones de luz elevada.
 
 
 


Newsletter
Suscríbete a nuestra Newsletter