Protección auditiva en el trabajo: Tapones anti-ruido

Un gran número de trabajadores está sometido a las consecuencias del ruido en el trabajo. Los altos volúmenes de rotores o engranajes son perjudiciales para los oídos si no se protegen de manera correcta. Sobre todo cuando están ubicados en lugares cerrados, amplificando así los sonidos que emiten las propias máquinas.

Organismos oficiales como la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo, en publicaciones de análisis de ruido en el trabajo indican que el ruido tiene efectos y consecuencias nocivas que perjudican de forma directa nuestra salud.

El perjuicio fisiológico que es más fácil de reconocer sería la pérdida progresiva de audición. Pero también existen perjuicios fisiológicos causados por el ruido, como son los psicológicos. Estos pasan por la irritabilidad constante o cansancio y fatiga crónica.

Actualmente, se están relacionando estudios que asocian el ruido en el trabajo con perjuicios físicos. Con los que anteriormente no se planteaba ninguna relación. Estos perjuicios físicos, que se pueden prevenir tomando precauciones, son entre otros: disfunciones cardio-respiratorias, variaciones en el sistema endocrino, efectos en el sistema nervioso, estrés o aumento del riesgo de accidente.

Tapones en el trabajo

Los tapones anti-ruido son una solución que minimiza lo que la Organización Mundial de la Salud considera como problemas generados por el ruido. En el entorno laboral, o en cualquier otra circunstancia, empiezan cuando se soportan más de 85 decibelios durante ocho horas o 100 decibelios durante 15 minutos. La protección auditiva permite prevenir los problemas físicos y psicológicos vinculados. De ahí la importancia de utilizar tapones en el trabajo.

Dependiendo del ambiente sonoro, existen diferentes tipos y modelos de tapones anti-ruido. Lo que hace que su elección dependa del contexto de uso previsto.

Una correcta elección terapéutica permite mejorar la calidad de vida, tanto para el presente como para el futuro. La actual legislación laboral española obliga a las empresas a dotar a sus empleados de protección auditiva cuando el ambiente en que trabajan registre más de 85 decibelios de ruido. No necesariamente de manera contante.

Tipos de tapones para evitar el ruido en el entorno laboral

Fabricados con espuma, cera suave, silicona o polímero. Los tapones rellenan el canal auditivo externo, aislándolo del ruido en el entorno laboral e impidiendo que entren agentes que perjudiquen la salud del oído. Los tapones son ideales para exposiciones que no sean muy prolongadas. Se pueden utilizar con otros protectores, como las pantallas faciales o las mascarillas.

Los tipos de tapones anti-ruido existentes son:

  • Tapones anti-ruido desechables: pueden atenuar el ruido hasta en 40 decibelios y están diseñados para un único uso.
  • Tapones anti-ruido reutilizables: su reducción del ruido es moderada, facilitando la comunicación, y resultan ideales para periodos de uso prolongados.
  • Tapones anti-ruido con banda: de características parecidas a los tapones reutilizables. Son perfectos para quienes tienen que ponerse y quitarse los tapones frecuentemente a lo largo del día.

Para lograr una mayor protección, en entornos con mucho ruido, las orejeras cuentan con unas almohadillas que cubren el pabellón auditivo de forma completa. Y los protectores no pasivos cuentan con sistemas electrónicos que son capaces de suprimir o limitar el ruido en el entorno laboral.

Si quieres conocer las mejores opciones de protección auditiva, pide cita en nuestras tiendas de Medical Óptica Audición. Te ayudaremos a encontrar la opción ideal para tu caso.