Los problemas auditivos más frecuentes

El dolor de oído, oír un pitido constante, sensación de mareo. Pueden ser muchas las dolencias que se pueden padecer en esa magnífica herramienta que son nuestros oídos.

Hay problemas auditivos que son muy fáciles de identificar porque aparecen repentinamente. Y podemos ir a un médico otorrino a que certifique la dolencia y un tratamiento indicado.

Otras veces, como en el caso de una pérdida de audición, es posible que no suceda de manera repentina. Y se vaya oscureciendo la claridad de oído que teníamos con el paso del tiempo.

En este caso, además de prevenir de manera periódica con revisiones de audición por parte de profesionales. Es bueno utilizar trucos personales. Puedes tomar como referencia sonidos o tonos que sabemos que son constantes en nuestro día a día como: el volumen del sonido del teléfono móvil o el tono del despertador. Puedes utilizarlos para que sean señales de conocer si aumentamos el volumen de los dispositivos con el paso del tiempo para oírlos mejor o no nos es necesario hacerlo.

Recuerda que ir aumentando el volumen es un signo de pérdida de audición. Aunque haya veces que pensemos que son los demás los que hablan en un menor volumen.

De todas formas, los problemas de oído pueden desencadenar otras dolencias tales como lesiones, infecciones o malformaciones debido a multitud de causas. De hecho, sufrir alguna enfermedad auditiva es algo mucho más común de lo que solemos creer. ¿Sabes cuáles son los problemas auditivos más frecuentes? ¡Te los contamos!

 

Los problemas auditivos en adultos más comunes

Otitis

Quizás sea la afección más común. Por ser casi una compañera de viaje de las vacaciones de verano de padres con hijos o de usuarios de instalaciones deportivas como gimnasios, piscinas o lugares muy húmedos.

Y es que la otitis, infección del conducto externo auditivo, puede estar causada por la entrada de agua en los oídos o una limpieza demasiado fuerte, entre otras causas. Sus síntomas son el dolor y la secreción. Y su tratamiento más común suele ser la aplicación de gotas antibióticas para la eliminación del detritus, así como el uso de analgésicos.

 

Enfermedad de Ménière

Este trastorno auditivo afecta al oído interno con un defecto de acumulación de líquido que hace que la presión aumente, con posibilidad de que genere problemas de audición. Otros de los síntomas que puede provocar son el vértigo y las náuseas. No se conoce un tratamiento eficaz, pero la ingesta de alimentos diuréticos y bajos en sal alivia los síntomas.

 

Perforación del tímpano

La rotura del tímpano puede estar producida por un ruido muy fuerte, un objeto dentro del oído o una lesión. Para su identificación, deberemos estar atentos a síntomas como la secreción, el dolor leve, los acúfenos y los vértigos. En caso de lesión grave, el tratamiento incluirá la aplicación de un gel o de parches en la membrana timpánica. Pero en el resto de casos, cuando la perforación es pequeña, la cicatrización se desarrolla sin ningún tratamiento específico.

 

Hipoacusia

Esta patología provoca sordera parcial o una pérdida auditiva total. Se diagnostica cuando el paciente escucha ruidos mucho más fuertes de lo que en realidad son. Cuando tiene dificultades para seguir una conversación si en ella intervienen varias personas, cuando tiene mayor facilidad de entender las voces masculinas que las femeninas o cuando tiene dificultad para comprender voces entre dientes o sonidos agudos.

 

Pérdida auditiva bilateral

Se da cuando se produce una pérdida de audición en los dos oídos a la vez y del mismo grado de sordera. Generalmente suele estar causada por la edad avanzada, factores genéticos o la permanencia constante cerca de una fuente de un nivel extremo de sonido.

Si crees que puedes sufrir un impedimento auditivo, no dudes en acudir a tu tienda más cercana de Medical Óptica Audición. Te realizaremos un completo chequeo y test de audición para detectar cualquier tipo de problema o afección. ¡Visita nuestro centro más cercano con tu cita previa!