Saltar al contenido

¿Por qué lloramos al cortar cebolla?

08/01/2016

A todos nos ha ocurrido alguna vez, ¡o incluso siempre que lo hacemos! Cuando estamos cocinando y cortamos o picamos cebolla, no podemos evitar que nos piquen los ojos y nos lloren. ¿Por qué ocurre esto?
Su explicación se halla, simple y llanamente, en la composición de esta hortaliza. La cebolla posee una sustancia que tiene un tipo de azufre llamado Sulfoxido de tiopropanal, que es la que nos provoca que los sensores del ojo se irriten y lagrimeen para limpiarlo y liberarlo de ella.
Lo que sucede es que al trocearla, rompemos algunos de estos compuestos que contienen el azufre y sus moléculas se esparcen por el aire, haciendo que se pongan en contacto con nuestros ojos.
Aunque el radio de acción de este gas es solamente de unos 50 a 90 cm, si cortamos la cebolla de cerca, como es lo habitual, es suficiente como para que nos afecte. Además, nuestros ojos tienen una gran sensibilidad, por lo que estas partículas les afectan directamente. Cuando sienten este ‘peligro’ activan el lagrimeo como mecanismo de defensa para contrarrestar la irritación.
Pero… ¿existe una forma de cortar cebolla sin llorar? Afortunadamente, ¡así es!

Trucos y consejos para cortar cebolla sin llorar

Existen algunos trucos y consejos sencillos para evitar llorar cuando picamos cebolla. Aquí van 4 de ellos que puedes realizar sin ningún tipo de inconveniente:

  • Hazte con unas gafas de agua. De esta manera, cubrirás totalmente tus ojos y evitarás el contacto de estos gases que los irritan.
  • Congela las cebollas antes de utilizarlas. Hazlo unos 10 minutos antes de utilizarlas. Verás como funciona.
  • Utiliza la tecnología. Si tienes un procesador en casa, utilízalo para esta tarea. ¡No llorarás nunca más!
  • Pon una vela. La llama de esta absorberá la mayoría de los gases que desprende la cebolla cortada y esto evitará que llores muchísimo menos.

 


Newsletter
Suscríbete a nuestra Newsletter