Saltar al contenido

Los ojos son los órganos más complejos tras el cerebro

13/10/2016
Ojo-al-dato-Dia-Mundial-De-La-Vision

Hoy, el segundo jueves de octubre, se celebra el ‘Día Mundial de la Visión’, una jornada en la que se pretende concienciarnos de la importancia de tratar los problemas de visión para evitar la ceguera, ya que el 80% de los casos de pérdida de visión total son evitables, según los datos de la Organización Mundial de la Salud. Y es que los ojos son uno de los órganos más importantes de nuestro cuerpo.
Nuestro cuerpo está compuesto por una serie de aparatos, compuestos a su vez de diversos órganos: un conjunto de tejidos que cumplen determinadas funciones. Aunque cada aparato cumple una función específica, un órgano, en cambio, puede hacerlo en diferentes aparatos. Un ejemplo son los pulmones, los cuales forman parte tanto del aparato circulatorio como del respiratorio. Los órganos más importantes que tenemos son el cerebro y los ojos.

Los órganos más importantes del aparato visual

Tras el cerebro, los órganos más complejos de nuestro cuerpo son los ojos, que detectan la luz y la transforman en impulsos nerviosos que son procesados por el cerebro, al que llegan a través de las neuronas. Cada ojo tiene un diámetro de unos veinticinco milímetros y está controlado por seis músculos extrínsecos, que permiten que podamos moverlo y que se mantenga sostenido en la cavidad orbitaria.
Entre las partes que forman el ojo podemos destacar el iris, la córnea, el cristalino, la pupila, la retina y el nervio óptico. En la retina del ojo se encuentran unos fotorreceptores que detectan el color y la intensidad de la luz, transforman los parámetros obtenidos en impulsos eléctricos y son transmitidos, a través del nervio óptico, al cerebro. Este último se encarga de que el resto del cuerpo funcione correctamente, y es el órgano más complejo y desconocido de nuestro organismo. Una curiosidad que quizá no sabías es que, aunque es el responsable de procesar las señales de dolor, ¡el cerebro no siente dolor!
Como tenemos dos ojos, el cerebro recibe dos imágenes de nuestro campo visual, las cuales son algo diferentes y superpuestas. Entonces, unos complejos mecanismos nerviosos se encargan de coordinar el movimiento de nuestros ojos e interpretar estas dos imágenes, permitiéndonos percibir la distancia y la profundidad, y lograr así una imagen en tres dimensiones.
 


Newsletter
Suscríbete a nuestra Newsletter