Saltar al contenido

La pérdida auditiva y sus niveles

03/06/2019

Cuando nos referimos a pérdida auditiva es posible nos entre el miedo de pensar en que ya no oímos nada y que nos vamos a aislar de todo y de todos. Esto no es así.

Hay muchos niveles de pérdida auditiva, casi tantos como valores de las escalas de medición o personas.

Para poder definir en qué valor está la persona, se hace un test de audición por parte de un técnico en audiología cualificado. Esta evaluación que incluye el estudio tanto del oído externo como del oído medio e interno, no es definitiva. A lo largo del tiempo, y vinculada a otros factores, estos resultados podrían ir modificándose.

Si deseamos saber por nosotros mismos si necesitamos acudir a un centro de audiología a que nos realicen un estudio, podemos observar esta tabla de cuantos decibelios son una conversación en voz baja. Se dice que si somos capaces de oír nuestras propias pisadas con cada uno de los oídos, gozamos de una buena salud auditiva.

Viendo la tabla de emisiones de decibelios, podemos decir que:

  • Audición en parámetros correctos: Percepción del sonido por debajo de 20 decibelios de pérdida.
  • Hipoacusia leve: Hemos empezado a no oír los sonidos entre 21 y 40 dB. Suele ocurrir en conversaciones en voz baja.
  • Hipoacusia moderada: Se muestra en dos niveles.
    • Primer grado, entre 41 y 55 dB, necesitan el uso de audífono, ya que solo oyen si se eleva mucho la voz.
    • Segundo grado, entre 56 y 70 dB, tienen dificultades en la comprensión incluso con un soporte de audífono digital y deben hacer uso de prótesis auditivas
  • Hipoacusia severa: solo perciben sonidos superiores a los 71 y 90 dB. Son concebidos como ruidos fuertes o gritos a una distancia muy cercana del oído. Las personas que solo perciben entre 81 y 90 dB el implante coclear suele ser ser el servicio más apreciado para la audición.
  • Hipoacusia profunda: para quienes sólo perciben sonidos superiores a los 91 y 119 dB.  En estos casos la solución de un audífono digital no es suficiente ya que solo son percibidos los ruidos muy fuertes y siempre acompañados de información visual, como luces o colores.
  • Cofosis o pérdida total de audición: se sitúa en una medición de 120 dB o superior. En estos casos no hay percepción de sonido.

La exposición a sonidos de alto impacto a nuestro sistema auditivo hace peligrar su bienestar. No solo nos referimos al volumen, sino a la duración de los mismos sobre nuestro organismo.

Si somos conscientes de que estamos expuestos a sonidos que son arriesgados para nuestra salud, deberíamos plantear el uso de tapones además de la prevención a la exposición a la polución acústica.

En este gráfico la OMS expone la duración máxima que debe de tener el organismo

Resultado de imagen de nivel de ruido oms

Si consideras que tienes algún grado de pérdida de audición, ya sea por exposición prolongada al ruido, o por falta de higiene acústica como plantea la OMS, puedes pedir una cita para que un especialista de Medical Óptica Audición te aconseje sobre las novedades en audiología. O visita una de nuestras tiendas y realiza una evaluación audiológica.


Newsletter
Suscríbete a nuestra Newsletter