Saltar al contenido

La pérdida auditiva por otitis, catarros o dolencias

28/05/2019


La otitis es una inflamación que sucede en el conducto auditivo. La causa más común de la otitis es bañarse en aguas con mucho cloro o el mal uso de los bastoncillos que pueden introducir bacterias en el interior de los oídos.

La respuesta del cuerpo a esta situación, es la generación de moco en el oído medio. Esta generación de mucosidad excesiva dificulta la comunicación entre el conducto de la trompa de Eustaquio y la nariz.

Las congestiones nasales aumentan el riesgo de pérdida auditiva por tres.

Cuando el cuerpo se defiende de los catarros, gripes y cualquier otra enfermedad que genere un exceso de mucosidad, estamos generando una alteración en los conductos del oído y su ventilación.

Si por desconocimiento forzamos el drenaje de la mucosidad de la nariz, hasta el punto de generar una presión muy alta en los conductos internos del oído medio. Esta presión que dilata temporalmente los conductos auditivos permite que la secreciones se acumulen en forma de moco o liquido en muchas de las situaciones.

Cuando en un impulso de aire, forzamos la extracción de mucosidad y sentimos un sonido seco en el interior del oído, es el momento de darnos cuenta de que hemos puesto en riesgo nuestra capacidad auditiva una vez que haya pasado el resfriado o enfermedad con mucosidad.

Este riesgo de ruptura o perforación del tímpano proviene de que es un tejido membranoso y muy delgado que su función es vibrar al recibir las ondas que provienen del oído externo.

Resultado de imagen de oido interno timpano. Fuente:  https://es.wikipedia.org/wiki/Oído_medio

h

A lo largo de nuestra vida es posible que el tímpano sufra perforaciones microscópicas, pero que hacen endurecer esta membrana deje de tener la elasticidad que disponía en la juventud.

En este audio de la Cadena SER nos comentan las lesiones más habituales en la madurez como consecuencia de las enfermedades comunes.

Aunque pueda parecer que las lesiones de tímpano pueden aparecer en edades avanzadas, esto no es así. Si es habitual que por un mal cuidado de nuestros oídos, se pierda audición ya que esta membrana pierde parte de su agilidad pero los niños en edad escolar son los que también están muy expuestos, debido a su morfología craneal aún sin completar, a desgarros por distintas causas.

Estas pueden ser las algunas de ellas:

  • Infecciones en los oídos
  • Alteraciones o cambios de la presión ambiental
  • Sonidos de alta intensidad
  • Introducción de elementos en el conducto auditivo
  • Traumatismos craneales

Si en algún momento, hemos sentido un mareo, inestabilidad, pérdida auditiva continuada o la secreción de un fluido transparente mientras sucede las causas que hemos comentado es necesario hacer una revisión para valorar el posible impacto que ha tenido la lesión en el oído.

Si quieres conocer las mejores opciones de protección auditiva, pide cita en nuestras tiendas de Medical Óptica Audición. Te ayudaremos a encontrar la opción ideal para tu caso.


Newsletter
Suscríbete a nuestra Newsletter