Saltar al contenido

La pérdida auditiva no es lo mismo que la sordera

03/06/2019

La pérdida repentina y muy rápida de la audición es conocida como la sordera súbita. La sordera súbita, se produce en el oído interno, cuando algún órgano sensorial de esta parte del oído tiene un problema de interpretar las ondas.

La pérdida auditiva es un síntoma de cómo por algún motivo la persona ha pasado a no oír sonidos con volúmenes bajos y que anteriormente sí oía.

En este vídeo podemos conocer más sobre la sordera y los niveles de pérdida de audición.

Si lo planteamos así, es como si la pérdida auditiva fuese parte de la sordera. Aunque lo parezca no es así. La sordera es un problema no reversible, mientras que la pérdida auditiva es posible que sea debida a que en el oído medio y en el oído externo existan impedimentos que no permitan circular correctamente por el canal auditivo y hasta el oído interno las ondas y su interpretación en vibraciones.

Las causas de la sordera súbita pueden ser:

  • Infecciones localizadas en el conducto respiratorio-auditivo
  • Traumatismos en la cabeza
  • Problemas autoinmunes como Lupus
  • Tratamientos médicos anticancerígenos
  • Trastornos congénitos o del oído interno como la enfermedad de Ménière).

La pérdida de audición habitualmente viene marcada por un mal hábito; ya sea de utilización de auriculares, como de exposición a sonidos elevados durante un espacio de tiempo muy definido.

Como habrás observado hasta ahora, se puede ver que en el caso de la pérdida de audición, se puede recuperar la correcta audición nuevamente si existe una dolencia como la microperforación del tímpano. Mientras que si existe un problema en el oído interno será necesario la valoración del grado de pérdida y su posible acción paliativa exterior.

En ocasiones, la edad hace que la regeneración de partes dañadas del oído externo se haga más difícil o de una forma insuficiente. Eso es lo que hace que la pérdida de audición se asocie a la edad. Aunque siempre es necesario que la evaluación la defina un profesional de la métrica de audición y determine si es necesario el uso de un audífono digital.

La sordera súbita, que es origen de efectos antibióticos, es posible tratarla con la sustitución de los medicamentos por prescripción del profesional. Es habitual que algunos antibióticos produzcan reacciones leves o graves que se palian con la sustitución de los mismos.

Cuando se acude a un centro de audición para realizar una audiometría que valore qué tipo sonidos no percibimos, se emiten una serie de sonidos puros y se espera que se oigan los sonidos de al menos 30 decibelios. Esta marca es la que se ha definido como valor de decisión sobre si es necesaria una evaluación del oído interno en mayor proporción o no es necesaria.


Newsletter
Suscríbete a nuestra Newsletter