Saltar al contenido

¿Existe riesgo de ceguera por diabetes?

17/11/2016

La diabetes es una enfermedad crónica que puede afectar a diversos órganos, entre ellos y aunque no sea demasiado conocido, también a los ojos. El trastorno metabólico que provoca la diabetes surge de los alimentos que tomamos que contienen hidratos de carbono. Estos alimentos, una vez que han pasado por el estómago y los intestinos, se transforman en glucosa durante la digestión. Nuestro organismo utiliza esta glucosa para generar energía dentro de nuestras células, para lo que es necesario que la glucosa pase a la sangre y, desde ahí, gracias a la hormona insulina, sea absorbida por las células.
El páncreas es el encargado de producir la insulina. Si deja de producirla, la glucosa se quedará atrapada en la sangre, dando vueltas por nuestro organismo, lo que se conoce como Diabetes Mellitus Tipo 1. Esta diabetes es una enfermedad crónica, una de las más comunes en la infancia y la adolescencia.
La Diabetes Mellitus Tipo 2 se da en casos de obesidad o falta de ejercicio físico, que provocan que la insulina deje de ser efectiva y la glucosa no entre en las células. Este tipo de diabetes es más habitual entre personas mayores y podemos evitarla con una alimentación sana y unos hábitos de vida saludables.

Ceguera por diabetes

Si la glucosa no llega al interior de las células se quedará encerrada en la sangre, dando vueltas por nuestro organismo, y podrá llegar a afectar al corazón, los riñones, las arterias, los nervios o las retinas.
El riesgo de ceguera de una persona con diabetes es 25 veces mayor que el de las personas sanas. A medida que la enfermedad se desarrolla, se va aumentando el nivel de azúcar en sangre, y se van lesionando los nervios, los vasos sanguíneos y otras estructuras, con lo que el riesgo de ceguera por diabetes aumenta.
La Retinopatía diabética es la causa principal de ceguera en las personas de entre 25 y 75 años, y la segunda mayor causa en mayores de 75. La incidencia de la enfermedad en los diabéticos es muy alta, un 30% de los enfermos ya tienen pérdidas de visión antes de ser diagnosticados y, 15 años después del diagnóstico, tienen retinopatía el 78% de los diabéticos Tipo 2 y el 98% de los de Tipo 1.


Newsletter
Suscríbete a nuestra Newsletter