Saltar al contenido

¿Sabías que para los mayas el estrabismo era un canon de belleza?

14/06/2017

Aunque sea algo que pueda sorprendernos, el estrabismo maya era considerado como un canon de belleza en su cultura. El estrabismo es una alteración de la visión que se produce cuando no existe un paralelismo entre ambos ojos, es decir, que cuando un ojo dirige su campo de visión hacia un punto, el otro lo hace en una dirección distinta. Esta alteración puede hacer que la persona que la padece pierda la percepción de profundidad y la capacidad de visión en tres dimensiones.
El estrabismo tiene una grave consecuencia visual, la ambliopía estrábica, u ojo vago, en la que el ojo desviado, al no realizar la fijación sobre los objetos con la zona central de la retina, no llega a desarrollar su potencia visual. Si el estrabismo no se corrige antes de cumplir los 8 años de edad, la pérdida de visión del ojo desviado será irreversible. La ambliopía, u ojo vago, es el motivo principal de la pérdida visual que se da en niños y jóvenes.

La belleza del estrabismo en la cultura maya

La cultura maya es, junto a la inca y a la azteca, una de las más importantes de la historia y era una sociedad muy avanzada para su época. ¡Incluso se ha apuntado en muchas ocasiones que tal vez llegaron a recibir ayuda de los extraterrestres!
Lo que sí que es cierto es que entre sus tradiciones existían prácticas relacionadas con la belleza, como el estrabismo o la deformación craneal. Así, el estrabismo maya es debido a un sorprendente canon de belleza. Los mayas consideraban que el estrabismo era una cualidad de suma belleza, por lo que las madres colgaban del cabello de sus hijos bolitas de resina, que caían sobre sus ojos, obligándoles a torcerlos para que fueran bizcos.
Además, para alcanzar sus cánones de belleza, desde muy temprana edad, colocaban dos tablas, en la parte delantera y posterior de la cabeza, atadas con fuerza con unas vendas, hasta que el cráneo alcanzaba la forma deseada. También decoraban sus dientes, llevaban el rostro tatuado, o se realizaban pequeños cortes en la piel que dejaban cicatrices al cerrarse.


Newsletter
Suscríbete a nuestra Newsletter