¿Cómo detectar el astigmatismo infantil?

Uno de los problemas visuales más comunes entre los niños es el astigmatismo infantil. Una alteración de la vista que está provocada por una irregularidad en la curvatura de la córnea, que en lugar de ser redonda está achatada por los polos. Esta irregularidad provoca una mala visión al obtener imágenes distorsionadas, tanto de los objetos lejanos como de los cercanos.

Por lo general, el astigmatismo es congénito y su principal causa es genética. Por lo que el niño nace con este problema visual al heredarlo de sus padres. Si uno de los padres, o los dos, lo sufren, es importante poner mayor atención. Ya que las probabilidades de que sus hijos padezcan de astigmatismo infantil son mayores.

Es común que el astigmatismo varíe a lo largo de los años. Esto es debido a que la forma del ojo cambia con la edad. Con estos cambios físicos del ojo, la graduación del astigmatismo también irá cambiando.

Es posible que encuentres publicaciones en Internet que expongan que es posible modificar la forma del ojo mediante ejercicios. Y que de esta forma se llegue a corregir o frenar la graduación del astigmatismo. Recuerda que no es posible. El cambio que se produce en los ojos está vinculado al crecimiento natural del cuerpo, y este es constante y natural.

Es importante detectarlo de manera temprana para poder solventar los errores de visión asociados, colocando lentes de contacto o gafas adecuadas que corrijan la deficiente visión.

Síntomas y consecuencias del astigmatismo infantil

El astigmatismo infantil suele ir asociado con otros problemas visuales, como la hipermetropía o la miopía. Por lo que es importante detectarlo cuanto antes, ya que este conjunto de problemas puede provocar una visión deficiente.

Recuerda que no existen cuidados o ejercicios que puedan prevenir el astigmatismo. Solo una revisión de un optometrista puede definir cuáles son las alteraciones de la córnea y corregir esta desviación con lentes de contacto o gafas.

Una de las consecuencias del astigmatismo infantil es que se produzca un retraso en los avances académicos del niño. Y es que, según estudios recientes, hasta el 30% de los casos de fracaso escolar son debidos a problemas visuales.

Los síntomas de un posible astigmatismo infantil son los siguientes:

  • Problemas para ver la pizarra o para seguir la línea que se está leyendo o escribiendo
  • Torcer la cabeza para encontrar un ángulo con el que vea mejor
  • Guiño de ojos para intentar enfocar mejor
  • Ojos rojos
  • Picor de ojos
  • Dolores de cabeza
  • Congestión
  • Mareos
  • Fatiga visual

En caso de detectarse alguno o varios de estos síntomas, debe realizarse un examen que aísle las causas que lo provocan para corregirlo lo antes posible. En el caso del astigmatismo infantil, sería necesario el uso de gafas con lentes o cristales tóricos o cilíndricos, que contrarresten la irregularidad de la curvatura de la córnea.

Si crees que tu hijo tiene alguno de estos comportamientos o síntomas es posible que su tipo de astigmatismo esté clasificado en uno de estos tres tipos:

  • Astigmatismo miópico. Uno o ambos meridianos principales del ojo enfocan como miopes. Si ambos meridianos enfocan como miopes, lo hacen en diferente grado.
  • Astigmatismo hipermetrópico. Uno o ambos meridianos principales enfocan como hipermétropes. Si ambos enfocan como hipermétropes, lo hacen en diferente grado.
  • Astigmatismo mixto. Un meridiano principal enfoca como miope, y el otro como hipermétrope.

El astigmatismo infantil, es detectado en un examen visual de rutina con los mismos instrumentos y técnicas utilizadas para la detección de miopía e hipermetropía.

Si crees que tu hijo sufre algún problema visual, pide cita en nuestras tiendas de Medical Óptica Audición y te ayudaremos a detectarlo.