Saltar al contenido

¿Cuál es la composición de las lágrimas?

07/07/2016

Las lágrimas forman parte de un proceso natural desarrollado principalmente para mantener los ojos limpios, así como húmedos y lubricados. Existen tres tipos de lágrimas: las lágrimas basales, que mantienen los ojos húmedos a diario, las lágrimas reflejas, que se forman en respuesta al dolor o para eliminar cuerpos, y las lágrimas emocionales, que son la respuesta a sentimientos de tristeza, alegría, estrés o emoción.
Las lágrimas son liberadas por la glándula lagrimal, que está situada en la parte superior externa del ojo, desde donde fluyen sobre la superficie frontal, humedeciéndolo y quitando la suciedad que pueda obstaculizar la correcta visión. En su recorrido, las lágrimas se dirigen hacia los conductos nasales, lo que provoca que nuestra nariz se tapone cuando lloramos.

Composición de las lágrimas: capas e ingredientes

Tres capas forman la composición de las lágrimas. La capa exterior es una capa aceitosa que evita que las lágrimas se evaporen. La capa media es acuosa y lleva minerales y vitaminas a la córnea. El sabor salado de las lágrimas se debe a esta capa media que, entre sus elementos, incluye la sal. La interior es una capa mucosa que hace que las lágrimas recubran y humedezcan los ojos.
Aunque la composición de las lágrimas permanece consistente, se producen cambios químicos en función del motivo por el que se desarrollan. Partiendo de la composición básica de las lágrimas basales, las lágrimas reflejas contienen en su composición propiedades curativas. Las lágrimas emocionales contienen hormonas basadas en proteínas que ayudan a eliminar los efectos químicos adversos de la emoción que ha generado las lágrimas.
A medida que envejecemos, nuestros cuerpos van produciendo menos lágrimas, convirtiéndose en la causa más común de los ojos secos crónicos. Para estos casos, las gotas humectantes proporcionan alivio a los ojos secos e irritados.


Newsletter
Suscríbete a nuestra Newsletter