Accede a tu cuenta

¿ERES CLIENTE DE MEDICAL Y NO TIENES CONTRASEÑA DE ACCESO?

No es necesario que vuelvas a registrarte.
Te ayudamos a generar tus datos de acceso.

Necesitas ayuda?

¿NO ERES CLIENTE? REGÍSTRATE:

Servicio disponible en horario laboral
Lunes a Viernes de 9:30 a 20:00 h. y Sábados de 9:30 a 14:00 h.

¿Qué es la pérdida auditiva?

La pérdida auditiva es una reducción parcial de los sonidos que normalmente capta nuestro oído. Puede ir apareciendo lentamente por lo que, muchas veces, es la persona afectada la última en enterarse, siendo más probable que los amigos, compañeros de trabajo o familiares reconozcan el problema antes que nosotros. Si tienes dudas sobre tus niveles auditivos o sobre los de alguna persona cercana a ti, puedes realizar nuestro test y comprobar cuál es el estado de tus oídos.

Cuanto antes se detecte el problema, mayores son las posibilidades de anticiparlo o contrarrestarlo con una solución, recuperando así los sonidos perdidos. De la misma forma que acudimos periódicamente a revisar la vista y la dentadura, debemos revisar nuestra audición anualmente de manera preventiva.

6 causas más comunes de la pérdida auditiva

  • Envejecimiento del oído asociado a la edad.
  • Ruido muy alto.
  • Perforación del tímpano.
  • Infección del oído medio.
  • Exceso de fármacos, alcohol o tabaco.
  • Lesiones en la oreja o la cabeza.

Tipos de pérdida auditiva

  • Neurosensorial: se produce en el oído interno o en la vía por la que circula el nervio auditivo e implica que la información que llega al cerebro está incompleta.
  • Conductiva: está causada por la presencia de una barrera física en el oído externo o en el oído medio que impide el paso de las ondas sonoras. Esta barrera puede ser una infección, tapón de cera, un tímpano perforado o un problema en la cadena de huesecillos.
  • Mixta: es una mezcla de las dos, neurosensorial y conductiva.

Pérdida auditiva neurosensorialPérdida auditiva conductiva

Clasificación de la pérdida auditiva

La principal clasificación de la pérdida auditiva se realiza en función de los decibelios de reducción sonora que tiene cada oído:

Nivel de Ruido        Recomendación

80 dBA                 Se recomienda la utilización de protectores auditivos.

85 dBA                 Es necesaria la utilización de protectores auditivos.

87 dBA                 Nivel de ruido máximo incluso utilizando protección auditiva.

Además de valorar la pérdida en cada oído también se evalúa a distintas frecuencias de sonido (desde graves a agudos) para así poder adaptar con mayor exactitud la solución auditiva.

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios.

Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.