Accede a tu cuenta

¿ERES CLIENTE DE MEDICAL Y NO TIENES CONTRASEÑA DE ACCESO?

No es necesario que vuelvas a registrarte.
Te ayudamos a generar tus datos de acceso.

Necesitas ayuda?

¿NO ERES CLIENTE? REGÍSTRATE:

Servicio disponible en horario laboral
Lunes a Viernes de 9:30 a 20:00 h. y Sábados de 9:30 a 14:00 h.

¿Cómo funciona el oído?

El funcionamiento del oído

El oído es el mecanismo que nos permite conocer lo que ocurre a nuestro alrededor, transformando las ondas sonoras que viajan por el aire en datos que llegan al cerebro y que después se traducen en pensamientos y emociones. Además, también nos advierte de los peligros que nos rodean y de los que sufren las personas cercanas.

El oído es un órgano vital en nuestra relación con el entorno social y es imprescindible garantizar su estado óptimo.

La mejor cualidad de nuestro oído es que puede captar sonidos en una gama muy amplia de intensidades y frecuencias, distinguiendo de dónde proceden y a cuánta distancia están.

Se divide en tres partes:

Cómo funciona el oído

 

  • Oído externo: las ondas sonoras 
    que viajan por el aire se concentran en el pabellón auricular (oreja) y circulan por el canal auditivo hasta llegar al tímpano, que es una membrana flexible que vibra al recibir el impacto de las ondas. 
  • Oído medio: en esta zona encontramos una cadena de “huesecillos” (martillo, yunque y estribo) que reciben las vibraciones del tímpano y las amplifican antes de enviarlas al oído interno.
  • Oído interno: también llamado cóclea por tener forma de caracol. Esta zona contiene un líquido que se balancea al recibir el estímulo de la cadena de huesecillos y que, al moverse, estimula unas células ciliadas que envían impulsos eléctricos a través del nervio auditivo a nuestro cerebro, donde se reconocen como sonidos.

6 consejos para evitar los problemas auditivos más comunes

  • Realizar revisiones periódicas de nuestros oídos, sobre todo a partir de los 50 años ya que es el momento en el cuál se comienza a sufrir la pérdida auditiva.
  • Tener especial cuidado cuando tengamos gripes o catarros, ya que pueden provocar infecciones en el oído y aumentar los problemas de audición.
  • Evitar introducir objetos, incluidos bastoncillos, ya que pueden ocasionar daños en el tímpano, generar tapones de cera, etc.
  • Usar tapones de baño y secarnos bien los oídos para eliminar la humedad de nuestro canal auditivo.
  • Utilizar protecciones auditivas o tapones cuando trabajamos en un entorno ruidoso.
  • Moderar el volumen de los auriculares del reproductor de música, la televisión, la radio, etc.

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios.

Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.