Accede a tu cuenta

¿ERES CLIENTE DE MEDICAL Y NO TIENES CONTRASEÑA DE ACCESO?

No es necesario que vuelvas a registrarte.
Te ayudamos a generar tus datos de acceso.

Necesitas ayuda?

¿NO ERES CLIENTE? REGÍSTRATE:

Servicio disponible en horario laboral
Lunes a Viernes de 9:30 a 20:00 h. y Sábados de 9:30 a 14:00 h.

Lentillas y líquidos

Las lentillas son un complemento ideal al uso de las gafas porque nos permiten poder disfrutar de una libertad de movimientos. Son unas pequeñas lentes, de diferentes materiales, que se colocan sobre la córnea (que recubre la parte externa del ojo) y corrigen problemas visuales como miopía, hipermetropía, astigmatismo o presbicia.

Estas lentillas requieren un periodo de adaptación por nuestra parte, para sentirnos cómodos y comprobar que son las adecuadas para nuestro ojo. Si no lo son, debemos probar unas nuevas lentillas con una graduación, material o características diferentes. Si estás interesado, puedes probarlas gratis con nosotros.

7 ventajas de usar lentillas

  • Ampliación del campo visual al tener una visión lateral que no existe con las gafas.
  • Visión más natural de los objetos, ya que las lentillas son muchos más finas que los cristales de las lentes.
  • Comodidad de uso al realizar deporte, ya que no se caen ni molestan. Pero debemos tener cuidado si practicamos natación y consultar su uso con nuestro óptico.
  • Ausencia de reflejos tanto en los objetos que visualizamos como en nuestros ojos, al no tener un cristal que los emita.
  • No se empañan en ambientes calurosos o húmedos, a diferencia de las gafas.
  • Se recomienda su uso cuando nuestros ojos tienen graduaciones muy diferentes entre sí. Con las lentillas facilitaremos a nuestros ojos unir de manera correcta la imagen que capta cada uno.
  • Si no queremos utilizar gafas, las lentillas son la alternativa perfecta para corregir nuestro problema visual.

7 consejos de uso y mantenimiento de lentillas

  • Debemos mantener siempre limpias y desinfectadas nuestras lentes de contacto.
  • Seguir las revisiones rutinarias que nos indicará nuestro óptico para asegurarnos que nuestros ojos se están adaptando bien a las lentillas.
  • Reemplazar las lentillas cuando se caduquen o nos cambie la graduación.
  • No debemos llevar las lentillas puestas más horas del tiempo aconsejado.
  • Quitarnos las lentillas antes de ir a dormir. Actualmente existen lentillas con las que podemos dormir la siesta o incluso toda la noche.
  • Lavarnos las manos antes de manipular las lentillas y limpiar el estuche portalentes todos los días para que no se ensucien cuando las guardemos en él.
  • Tener siempre disponibles unas gafas con la graduación actualizada para evitar un uso excesivo de las lentillas.

Material

Las primeras lentillas que se crearon en la historias estaban formadas con un tipo de cristal soplado. Con el tiempo, han ido evolucionando y mejorando hasta estar formadas por modernos materiales que son más beneficiosos para nuestra salud. En función de los materiales empleados para fabricarlas, podemos encontrarnos tres tipos de lentes de contacto:
 

BLANDAS

Las lentillas blandas están totalmente formadas por hidrogel, que se hidrata con más facilidad que otros materiales, aportando mucha más comodidad y un mejor paso del oxígeno. Por esta razón, es muy importante mantenerlas hidratadas para que estén en perfectas condiciones para su uso. Podemos encontrar dos tipos de hidrogel:

  • Hidrogel de silicona: su característica más importante es que deja pasar una mayor cantidad de oxígeno, permitiendo que nuestros ojos respiren mucho mejor que con cualquier otro material. Además, este hidrogel tiene un alto contenido en agua, para que el ojo y la lentilla tengan las condiciones de humedad ocular óptimas durante todo el día. Las nuevas Medifresh 3.0 han sido creadas con este material para poder utilizarlas durante las 24 horas del día sin perder comodidad y manteniendo el ojo en perfecto estado.
  • Hidrogel tradicional: este material se combina con agua para favorecer la hidratación continua del ojo pero deja pasar una cantidad más pequeña de oxígeno a los ojos, por lo que las lentillas de este material deben utilizarse menos horas.

SEMIRRÍGIDAS

Las lentillas semirrígidas están formadas por una mezcla de hidrogel y material plástico convencional. Son ideales para aquellas personas que tienen poca producción de lágrimas. Esto se debe a que, al no tener agua entre sus componentes, no absorben el agua propia del ojo y no lo resecan.

Se suelen emplear para graduaciones altas, sobre todo en astigmatismo, ya que al ser más rígidas no adquieren la forma ovalada del ojo, sino que mantienen su diseño para corregir este defecto visual de manera más eficaz.

RÍGIDAS

Las lentillas rígidas están fabricadas con materiales plásticos que permiten el paso de oxígeno al ojo en menor medida que las lentillas semirrígidas o las blandas. Ofrecen una buena calidad visual y son de larga duración pero debido a su rigidez necesitan un mayor periodo de adaptación por nuestra parte a las lentes de contacto y pueden resultar incómodas. Además, debemos limpiarlas cuidadosamente para que no nos produzcan ningún tipo de problema ocular durante su larga vida útil. 

Periodicidad

DESECHABLES

Las lentillas desechables pueden estar formadas por hidrogel de silicona o tradicional, ya que habitualmente son lentes de contacto blandas, aunque también podemos encontrarnos con semirrígidas. Actualmente, son las lentes de contacto más utilizadas, ya que requieren un mantenimiento y una limpieza mucho menos costosos y cuando la vida útil de la lentilla se termina, solo tenemos que tirarla y coger una nueva. Pueden tener distintos tipos de periodicidad:

  • Diarias: estas lentillas tienen una vida útil de un día, tras lo cual debemos tirarlas, y por lo tanto no necesitamos líquidos para su limpieza y mantenimiento. Son perfectas para usos puntuales como vacaciones, fiestas, deporte, etc.
  • Quincenales: estas lentillas tienen una durabilidad de quince días. Se deben limpiar y desinfectar diariamente para evitar problemas oculares.
  • Mensuales: estas lentillas tienen una vida útil de un mes. Son las más recomendadas si usamos lentillas todos los días ya que no tendremos que preocuparnos por coger una lentilla nueva cada día. También debemos limpiarlas y desinfectarlas diariamente para que se encuentren en óptimas condiciones antes de usarlas de nuevo.

Es muy importante que, al finalizar su vida útil, tiremos nuestras viejas lentillas y utilicemos unas nuevas, ya que usarlas durante más tiempo del recomendado puede provocarnos problemas oculares como conjuntivitis, sequedad ocular o irritación.

CONVENCIONALES

Las lentillas convencionales suelen ser semirrígidas o rígidas ya que, debido a su composición, tienen una vida útil más larga, que puede llegar a alcanzar uno o dos años. Es muy importante limpiarlas y desinfectarlas cuidadosamente para que no nos produzcan ningún tipo de problema ocular durante su largo uso.

Tipos de lentillas

En función del defecto visual que tengamos, necesitaremos un tipo de lentilla u otra, ya que cada una tiene un diseño, una forma y una función diferente, igual que unas gafas graduadas. Hay tres tipos de lentillas:

  • Esféricas: sirven para corregir la miopía o la hipermetropía, ya que nos permiten ver a una distancia, eligiendo de lejos o de cerca.
  • Tóricas: sirven para corregir el astigmatismo, ya que tienen una forma muy concreta para los ojos astígmatas y corrigen la visión borrosa que produce este defecto visual.
  • Progresivas: sirven para corregir varios problemas visuales que nos afecten a varias distancias a la vez, como por ejemplo presbicia, etc.

La nueva gama Medifresh 3.0 está fabricada con hidrogel de silicona para mejorar nuestra respiración ocular facilitando un mayor paso de oxígeno y aumentando nuestra comodidad, ya que hidrata más el ojo. Además nos proporciona una adaptación más sencilla y podemos utilizar estas lentillas durante las 24 horas del día, incluso de noche, bajo la supervisión de nuestro óptico.

Medifresh 3.0

Líquidos de mantenimientos

Las lentes de contacto deben lavarse diariamente para evitar que puedan adherirse a ellas suciedad o partículas y que luego pasen a nuestros ojos, previniendo así el riesgo de infecciones o problemas oculares. Para ello, hay varios tipos de líquidos especiales para la limpieza y mantenimiento de nuestras lentillas que debemos usar:

  • Solución única: es la manera más fácil y cómoda de mantener en perfecto estado nuestras lentes de contacto, ya que el mismo líquido limpia, desinfecta, conserva y aclara
  • Sistema de peróxidos: el peróxido es un componente con una gran capacidad de desinfección. Tras su aplicación sobre las lentillas, debemos utilizar una solución neutralizante para aclarar completamente las lentes de contacto y eliminar el peróxido y la suciedad.
  • Solución salina: este líquido sirve para enjuagar las lentes y humedecerlas, pero no para desinfectarlas.
  • Pastillas enzimáticas: estas pastillas eliminan los depósitos de proteínas que se forman en las lentillas con el paso del tiempo y el uso. Tras su aplicación, debemos aclarar las lentillas con una solución neutralizante para eliminar restos de las pastillas enzimáticas que hayan podido quedar en la lentilla.

Es importante que consultemos con nuestro óptico cuál es el mejor líquido de mantenimiento para nuestras lentillas y nuestros ojos, de manera que le saquemos el mayor rendimiento a nuestras lentes de contacto.

Solución única Medifresh 2.0

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios.

Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.